En la Casa de “BATERIMBA”

0
278
Baterimba con bomba de caucho santander de quilichao

Baterimba Carlos Balanta POLO "COLOMBIA TIENE TALENTO"BATERIMBA Lo entrevistamos en la intimidad de su casa en el Cauca antes de viajar a Bogotá. Exponente del Pacífico, avanza en el reality. Prepara su primera producción musical.

 “Que estas sean las únicas bombas que estallen en Colombia. Que exploten bombas, pero de caucho, que sean en juegos y no en el campo”. El mensaje, acompañado de diez instrumentos musicales, sigue emocionando a millones de colombianos.

Carlos Fernando Balanta Mezú, su nombre completo, el hombre percusión, está en el reality “Colombia tiene talento” para mostrar la cultura y el emprendimiento de su región.

 

Por Gina Betancourt, de la redacción de Color de Colombia
 Los méritos del Baterimba no se agotan en 25 años de trayectoria artística, una mención de honor y dos victorias en el Festival Petronio Álvarez.
Este hijo menor en una familia netamente musical, también es ejemplo para nuevas generaciones del Pacífico colombiano, al motivar reflexiones de desarrollo, cultura y paz.
Baterimba, a sus 37 años, exalta la importancia del pluralismo regional donde los afrocolombianos tienen protagonismo.
Su fusión es una iniciativa que transformó la música litoral definida por espectadores como explosión de felicidad y libertad.

Existen bateristas y marimberos, pero usted es Baterimba, ¿cómo constituyó esa integralidad?

 Es una fusión de marimba, bajo y batería. Era baterista, pero exploré instrumentos armónicos como la marimba. Aprendí y me perfeccioné asociando ritmos básicos de tambor, palilleo, semillas, charles y cununo. Desde 1996, los espectadores gozan de fraseos sonoros y diez instrumentos que incitan al baile. He agregado géneros como samba, reggae, música del Atlántico, vallenato e incluso temas como In the End de linkin Park. Siempre estoy abierto a las críticas constructivas de espectadores.

Carlos Fernando Balanta es una herramienta para la apreciación de la diversidad. En el 2007 recibió una mención de honor en el Festival Petronio Álvarez por su aporte a la música del Pacífico colombiano, y en el 2008 y 2010 se alzó con ovacionadas victorias, que él recibió con mesura porque representan más responsabilidad.


También ha sido exaltado por festivales en Croacia, París y Ecuador. Ahora, el reto es terminar su producción musical y conseguir ayuda de una casa productora.

¿Qué encontrará el público en la producción musical del Baterimba?

 Ocho canciones de mi autoría, donde escucharán cumbia con marimba, algo de hip hop fusionado con la música del pacífico. Letras con un mensaje sensible en el fondo. Contaré con el acompañamiento de un rapero de la región y Andrés Montilla, amigo y productor.

¿Un tema sensible de la producción?

 Uno donde los conflictos se esconden bajo la alegría y emprendimiento de su gente. Cuchulumbé es un pueblo macondiano donde todos bailan en un solo pie, víctimas de un accidente, enfrentamiento hostil o mina anti personas, pero encuentran una oportunidad para seguir bailando y disfrutando de la vida.

Carlos, ¿cuáles fueron sus indicios en la música?

 Desde los doce años soy músico. Pertenecí a grupos de danzas, orquestas del municipio; “Salida de emergencia” de raggae y ska; “Los magníficos”, de música tropical; y Skape, banda de rock. Divagar por tantos géneros fortaleció mi talento para tocar todos los instrumentos.

Más allá de lo instrumental hay un mensaje que trasciende. ¿Qué quiere potencializar con sus letras?

 Mi música es el clamor de alguien que ve cómo el mundo sufre. La dificultad de tocar 10 instrumentos es opacada por la magnitud de emoción y consciencia que generan en el espectador mis mensajes de aliento, regocijo y reconciliación. La música llena los vacíos existentes en la vida y sociedad. Crecí en un mundo de ciertas falencias, pero esta música logra resaltar lo positivo de mi pueblo y su gente. Como docente de música fui voz de aliento para mis estudiantes y ante 300 espectadores o 35 mil, soy una oportunidad para hacer consciencia y paz.

¿Cuál es el ‘valor agregado’ de la presentación, que emociona al público?

 Alguien me dijo que era yo. Existen artistas con grandes shows pero no tocan fibras. Alguien expresó una vez: “vos te parás con un tarro de basura y hacés bailar a la gente”. Eso lo comprobé en un espectáculo, la gente bailó y gritó a ritmo de un solo tarro. No son los 10 instrumentos el valor agregado.

Carlos descubrió la forma en que una bomba de cien pesos produce ritmos contagiosos y habla por sí sola para tocar fibras:

“Que estas sean las únicas bombas que estallen en Colombia y en el mundo, que exploten bombas pero de caucho, que sean en juegos y no en el campo, seamos guerreros con corazón, démosla toda por nuestra nación. Si a la guerra nos invitan decimos no voy, hay cosas más importantes que podemos dar hoy. Un mensaje de amor para todas las naciones, que brille la paz en todos los corazones”.

Para Carlos Balanta, todos sus instrumentos fueron rebasados por un objeto de caucho y ahora es su símbolo de paz.

¿Qué es lo más hermoso de entregarle la vida a la música?

 Ver cómo puedo cambiar la vida de una persona para bien. Niños, jóvenes y adultos dicen retomar sus clases de guitara o batería al verme. Cada uno de sus agradecimientos, me llenan y más cuando sienten que olvidaron sus problemas durante mi concierto.

Además del mensaje de regocijo y paz, ¿cómo contribuye al desarrollo de la sociedad de Santander de Quilichao, su tierra?

Soy voluntario en misiones musicales. Regalo mi música en zonas de escasos recursos como Caloto, San Antonio, Taminango, El Palmar, Dominguillo. Trabajo con grupos de la tercera edad y di clases de música en mi garaje. Ahora, me conforta saber que mis pupilos viajan a festivales nacionales e internacionales de música y danza

 

¿Cuál es su sueño?

Lograr que colombianos encuentren en mi música un mensaje, una voz de aliento, una oportunidad de gozar en mi concierto o colocando mi CD en una fiesta. Quiero que la música de tradición colombiana sea escuchada en las emisoras y cualquier parte del mundo. Mi sueño es seguir viviendo de ella y para ella, porque es todo para mí.

Carlos Fernando Balanta Mezú representa su tierra y la esperanza de un municipio agobiado de noticias malas, pero que el 5 y el 22 de marzo despertó admirado en medios nacionales por el talento del Baterimba, de Santander de Quilichao, capaz de impresionar a un jurado y a millones de televidentes.

“No puedo hablar por los habitantes de Santander, pero sé que soy una voz de aliento grande, porque amanecieron conmocionados, ávidos de esperanzas y cosas buenas”.

Su expectativa es construir un proyecto de pueblo, una vitrina para dar a conocer su música a nivel nacional y visualizar el arte y cultura de Santander de Quilichao, carentes de apoyo gubernamental.

No hay comentarios

Dejar respuesta